Vi(da)Reina

Una mano algo inclinada. Su palma empedrada es testigo cada día de historias que se cruzan. Algunas muy infantiles y curiosas. También las hay jóvenes y locuaces. Y otras más serenas. Acariciando melodías que inundan su alma. Siempre en movimiento. Porque allí reina la vida.

Vi(da)Reina

Una mano algo inclinada.
Su palma empedrada es testigo cada día de historias que se cruzan. Algunas muy infantiles y curiosas. También las hay jóvenes y locuaces. Y otras más serenas.
Acariciando melodías que inundan su alma.
Siempre en movimiento. Porque allí reina la vida.