¿El fin del ágora?

Los mercados del distrito de Horta-Guinardó son una viva representación que aún tenemos del ágora de la Grecia clásica. Son espacios abiertos donde se venden mercancías; también puntos de encuentro y de relación entre los ciudadanos. En ellos, y en su entorno, se felicita, se da el pésame, se habla de salud y enfermedad, de […]

¿El fin del ágora?

Los mercados del distrito de Horta-Guinardó son una viva representación que aún tenemos del ágora de la Grecia clásica. Son espacios abiertos donde se venden mercancías; también puntos de encuentro y de relación entre los ciudadanos. En ellos, y en su entorno, se felicita, se da el pésame, se habla de salud y enfermedad, de los aconteceres familiares, se ríe, se llora, se pacta…
No obstante, los cambios culturales motivados por otros medios de relación social, la existencia de centros cívicos y otros equipamientos culturales, hace que estos espacios vayan paulatinamente perdiendo la exclusividad de esa característica. La futura remodelación de estos mercados posiblemente también contribuirá a ello.
Os animo a visitarlos y captar toda esta energía social que desprenden.