Asomarse a la ciudad

El barrio del Coll – la Teixonera es un gran desconocido para la mayoría de habitantes de Barcelona. Posee una geografía que lo diferencia radicalmente del resto de barrios, que se traduce en un paisaje y una cadencia propios. Uno llega al Coll con el ritmo frenético inoculado por el resto de la ciudad y […]
  • Hasta donde llegue tu mirada, sin prisa.
    Hasta donde llegue tu mirada, sin prisa.
  • Haciendo tiempo en el Coll.
    Haciendo tiempo en el Coll.
  • Buscando mejores vistas.
    Buscando mejores vistas.

Asomarse a la ciudad

El barrio del Coll – la Teixonera es un gran desconocido para la mayoría de habitantes de Barcelona. Posee una geografía que lo diferencia radicalmente del resto de barrios, que se traduce en un paisaje y una cadencia propios. Uno llega al Coll con el ritmo frenético inoculado por el resto de la ciudad y se incorpora a otro compás, no tan solo más lento y humano, sino también más amplio de miras. La ciudad de Barcelona queda a tus pies, las estampas de la vida cotidiana son muy distintas en este contexto.
Con ánimos de exploradora en mi propia ciudad, me he asomado al Coll para capturar las miradas, esa rutina en slow motion, la invasión de una exuberante vegetación, y dejarme sorprender por la convivencia de los vecinos con esta geografía tan particular que marca el carácter del barrio.